lunes, 9 de junio de 2014

F72- It´s party time! (y III), 20 febrero 2004

Volvamos al pasado. Retornemos a cuando todo empezó. Embarquémonos, una noche más, en la nave del misssteriooo. Perdón, se me va la olla.

Febrero de 2004, día veinte. Cumplía mi segundo año en la Bonnie Scotland. Recordé las palabras de un viejo amigo: “Jorge, a partir del segundo año aquí, comienzas a perder un poquito la cabeza”. Sonrío al escribir estas líneas, súmenle diez a aquellos dos primerizos años y se harán una ligera idea de cómo se movieron los muebles en mi cabecita, cual víctimas de un terremoto con una intensidad 8,5 en la escala Richter.

La ocasión lo merecía y decidí celebrar una pequeña fiesta. Se lo comenté a Penny, la cual, para mi sorpresa, quedó encantada con la propuesta. Me animó a invitar a cuantos amigos quisiera, a usar el living room como centro de reunión, la cocina como centro de operaciones culinarias y lo que hiciera falta.

Nos reunimos una veintena de personas, que debido a las reducidas dimensiones del piso parecíamos cincuenta. Como es habitual traté de currarme el apartado tapas y refrigerios (utilicé de nuevo el truco aprendido de la bañera llena de hielos, donde latas y botellas de cerveza flotaban cual diminutos Titanics). Mas deseaba poner un toque especial a la celebración, algo diferente, así que decidí llevar a cabo una pequeña rifa. Algo simbólico. A medida que mis invitados llegaban, les entregaba un pequeño pos-it  ̶ rosa para ellas, amarillo para ellos ̶  con un número marcado con rotulador grueso. A mitad de la fiesta, alguna mano inocente extraería una pequeña bola, de papel arrugado, del interior de un bowl de cocina. El premio: una caja de bombones Celebrations.

Ignoro quién fue el más viejo de la reunión, pero recuerdo perfectamente a mi invitada más jovencita. ¡No, no piensen mal ustedes! Se trataba de una linda cosita de poco más de dos meses, fruto del amor surgido en la Patagonia, entre una argentina y un inglés, que me demostró una vez más que el amor puede más que cualquier estúpida guerra. Esta linda criatura, a la cual le regalé un pequeño elefante rosa, fue el alma del comienzo del festejo, hasta que rendida, tras dos cubatas, de un sospechoso color blanco, en biberón, y tras dos pedos y tres eructos se retiró a sus aposentos  ̶  mi cama, llena de cazadoras y abrigos ̶  a dormir la mona.

Acudieron Jenny y John, por supuesto, también Cristina y Marta (las Pin y Pon asturiana y gallega), acompañadas de mi amor imposible, la bella Clara; estuvo Azucena y un par de amigas suyas, el gudari navarro Koldo, una chica checa (no, no es un trabalenguas) antigua compañera del Jewel College; también nos dignaron con su presencia, Ester y James, comensales en aquella, ya lejana, primera navidad. También invité a una chinita (tuve una temporada con una obsesión patológica con las asiáticas), que realizaba labores administrativas en el hospital, paseando su larga melena, lisa y azabache, de aquí para allá, por los pasillos, estirada, taconeando con arrogancia, cual torera en tarde de toma de alternativa, hasta que un día, cansado ya de tanta mirada y medias sonrisas, le dije ojos negros tienes, morena. Se rió, comimos en la cantina y me rompió el corazón hablándome de su futuro esposo, escocés (y forrado, seguro, me decía el diablillo sobre mi hombro izquierdo). Pero nació una bonita amistad, de ahí su presencia en mi aniversario. Señores, menos da una piedra, que dicen en mi pueblo.

El ambiente fue relajado, amigable, con música tranquila de fondo. Conversaciones, guiños cómplices, arreglos para futuros encuentros, cimientos de nuevas amistades, fresca capa de pintura sobre las viejas.

Elegimos a Azucena como mano inocente, para la extracción de la bolita ganadora, tal vez por sus ojazos de niña buena, quizás por su simpatía. Introdujo su linda mano, hubo redoble de tambores y… the Oscar goes to el número 21, el cual, como no podía ser de otra manera, resultó ser el papi inglés de la más jovencita de mis invitados.

Todo marchó de maravilla, hasta que apareció el irlandés errante, mi querido okupa de cuartos de baño, el Campofrío, con lata de Guinness en ristre, y sonrisa de superioridad en rostro. Se quedó bajo el marco de la puerta, junto a su novia, Penny, a la cual dijo algo que no logré escuchar. Los dos rieron al unísono, mirando en derredor. Junto a ellos, Marta y Cristina, hasta entonces sonrientes, mudan sus rostros, incómodas, una nube empaña sus miradas.

Al día siguiente, mis amigas me contarían que fue aquello que les provocó una pasajera incomodidad. El irlandés aberrante, con esa sonrisita de superioridad, comentó a su media naranja australiana: “¿Crees tú que alguien en esta habitación sabrá inglés?”

Qué estúpida y atrevida es la ignorancia. En aquella sala, todos hablábamos como mínimo dos idiomas: inglés y español, inglés y checo, inglés y mandarín (o cantonés), inglés y escocés, inglés y alemán, inglés y francés. Y varios, privilegiados, incluso hablaban una tercera lengua, la de su tierra, la lengua materna, la lengua de sus antepasados: gallego, bable,  euskera, catalán, valenciano.

En fin, qué se puede esperar de un arrogante imbécil, que ofrece un manojo de salchichas crudas en cada apretón de manos.


12 comentarios:

  1. Desde mi humilde punto de vista, tu mejor post! Congratulations! :) Me encantó lo de "irlandés aberrante" jajaja

    De vez en cuando tiene que aparecer algún "enterao" que hace esa asociación inmigrante=paleto. No solo con nosotros allí, también con los de fuera aquí. :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arabella. No sé si habrá sido el mejor, pero había que contarlo ;-)

      Yo ya me acostumbré a los enteraos, pero por aquel entonces todavía ofendía un poquito.

      Eliminar
  2. Yo había leído "irlandés errante", y lo imaginaba al estilo Piratas del Caribe pero con salchichas campofrío donde irían los tentáculos. Para que veas lo que da de sí una mente descarriada...

    ¡Y sí, las asiáticas tienen un "algo" especial!

    Saludos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Green, en realidad uso ambos adjetivos: errante y aberrante ;-) por el juego de palabras y tal.

      Eliminar
  3. Buenas noches Jorge

    Joder con el irlandés de los cojones, pues anda que tienen una historia de grandeza y esplendor como para sacar pecho.

    Nada como conocer el pasado histórico de muchos papanatas que nos miran por encima del hombro a los spaniardos para bajarles los humos de un plumazo.

    Ah por cierto, se me olvidaba, bonita entrada.

    Ha llegado a Edimburgo
    Un pequeño irlandés
    Tan zoquete como cortés
    Presumiendo de palurdo

    Sujeto de mirada fría y acuosa
    Permanente bostezo de hastío
    Delator de un cerebro vacío
    Preñado de hiel envidiosa

    Es lo que hay, pobre muchacho
    Que por más sol que vislumbre
    En su vida no prende lumbre
    Salvo para comer patatas
    Perfecto ejemplo de papanatas
    Ora si, ora también borracho

    Santurtziarra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sapristi, ¿Te has inventado tu eso?

      Si esto fuera taringa, te dejo mis dieses compadre.
      Thinous

      Eliminar
    2. Eso es tuyo, Antxon? muy muy bueno! :-O

      Eliminar
    3. Buenos días

      Pues si, made by Antxon, las musas me inspiraron en ese momento y en 10 minutos me salió.

      Pero no te me acostumbres mal, que esto es la excepción y no la normal

      Santurtziarra

      Eliminar
  4. Buen post Jorge! Estaba ya esperando que retomaras ese glorioso pasado jeje.
    Es curioso, porque cuando estuve en Irlanda 2 semanas (algo es algo oiga) me pareció, que , por decirlo de alguna manera, en las reuniones mas multiculturales los irlandeses hacían buenas migas con los españoles, incluso mas que con el resto de nacionalidades (salvando obviamente la inglesa y escocesa). En fin supongo que hay gente para todo... miles de años bajo dominación inglesa, con brechas todavía sin curar, y hay quienes se sienten orgullosos de hablar ingles, manda huevos.
    Saludos. Thinous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Thinous, pero no carguemos ahora con todos los irlandeses, por culpa de un idiota jaja.

      Eliminar
  5. Fue una fiesta perfecta... tuviste hasta el bufón de turno ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pero no hacía reír. Te ríes despues, al recordarlo, tan sólo pensar en el número de Carreras y Masters que juntaban todos mis invitados... me echo a temblar. Jaja, pobre ignorante de la vida. Era de los que pedía en Ibisa: "Una servesa pofavor" y se equivocaba. Y había varios invitados que hablaban inglés, español, su idioma materno y alemán (éste a nivel de estudio, sólo). Casi nada

      Eliminar

Su opinión me interesa