sábado, 23 de febrero de 2013

40- ¡Viva Cuba Libre! (1 abril 2003).



Antaño nuestros mayores solían aconsejarnos: “tú donde vayas: oir, ver y callar”, sabio consejo que más de un problemilla nos hubiera ahorrado a más de uno.

Tal y como les he mencionado con anterioridad, cogía el autobús número 44 para ir al colegio todos los días. Un trayecto que llevaba 45 minutos de ida y 45 de vuelta. Todo ello dependiendo del tráfico y hora, obviamente.

Así que algo había que hacer en todo ese tiempo. Yo, como buen estudiante que siempre fui –en serio− dedicaba el viaje de ida a leer el periódico gratuito Metro, a repasar los temidos phrasal verbs o a buscar palabras en el mini-diccionario que siempre acarreaba en la mochila. Pero el trayecto de vuelta, tras las duras horas de clase, lo dedicaba a socializar con los compañeros de clase. Es decir, a berrear y decir tonterías.

En estas nos hallábamos una tarde, los sospechosos habituales en el piso de arriba, entre ellos el vasco Kepa –al que algunos, aprovechando su carácter bonachón y pacífico, llamaban Kepáassa – sentado a mi vera.

Kepa tenía el día graciosete. Vamos, que parecía más de Barbate que de Tolosa, y se dedicó a animarnos el viaje contando todo tipo de chistes, incluidos los obligados de Chiquito (imagínense por un instante a un vasco con acento fuerte imitando al personaje con sus comorrr, fistro, pecadooorrr , todo ello aderezado con gestos y vocecitas. Vamos, un espectáculo).  Pero el jodido tenía su gracia. Vamos que íbamos orinándonos de la risa.

El repertorio del Txikito de Tolosa abarcaba todos los géneros de chistes ibéricos, al más puro estilo Arébalo: de vascos, de catalanes, de andaluces, de maricones, de putas y de negros. (Les juro a ustedes que mis dedos tiemblan al escribir esto en la Edad de Lo Políticamente Correcto – sólo espero que no me censuren el blog).

Recorríamos Princes Street, con sus numerosas paradas, cuando el Eugenio guiputxi nos pregunta todo serio:

− Un coche con tres negros y un blanco conduciendo: ¿qué tipo de coche es?  


Todos nos quedamos callados. ¿Es un chiste? ¿Qué demonios de pregunta es esa? Tras un par de segundos, nos saca de nuestras dudas:

− Un coche de la Policía.

Hay risas y bronca, debido a lo malo y viejo del chiste. Entremedias yo –con esta bocaza que Dios me ha dado− le digo, dándole con el codo en las costillas:

− Ten cuidado, no vaya a ser que ese de ahí adelante te entienda (señalando a un joven negro que iba sentado dos asientos por delante).

De repente aquel tipo se levanta como un resorte. Se gira. Es un hombre joven de unos 28 años, largo como un día sin pan (que dicen en mi pueblo), con la cabeza rapada y vistiendo una camiseta a punto de reventar, debido a la musculatura. Nos mira con rabia e indignación. Y grita:

− ¡Oye tú, que yo soy cubano eh! (con un acento que confirma tal afirmación).

Silencio.

Más silencio.

Nadie dice nada. Los pocos pasajeros del piso de arriba siguen a lo suyo, a sus periódicos,  sus libros, sus músicas. No entienden, ni les importa lo más mínimo.

Kepa y yo nos quedamos blancos. Mucho más blancos de lo que somos. Rígidos. Sólo nos falta cogernos de la mano y ponernos a rezar un Padrenuestro.

El tipo nos mira con cara de asco. Al levantarse se ha inclinado hacia adelante, con la intención de salvar la distancia con nosotros lo máximo posible. Para provocar un efecto más atemorizador, imagino. Enhorabuena: ¡Prueba superada!

Tras unos segundos, que son horas, nos da la espalda y se sienta. Tras unos minutos saca su móvil, comienza a hablar en una especie de spanglish. Se le entienden palabras “la guagua; unos tipos; riéndose”. Está charlando con algún amigo, o amigos… sólo la perspectiva de la situación me acojona. Nos acojona.

Próxima parada. Sandwick Place.

Tres de nuestro pequeño grupo de cinco estudiantes se apean. “Good luck”, gesticulan moviendo los labios. ¡Cabrones!

Próxima parada. Haymarket.

Kepa se baja. No sin antes mirarme, haciendo gestos con la cabeza indicando a nuestro nuevo amigo.

Traidores. Pienso.

Tras unos minutos alcanzamos mi parada. Slateford Road. Ante mi estupor, el chico de delante se levanta, va hacia las escaleras hacia el piso de abajo del autobús, no sin antes dedicarme una mirada de esas que dicen palabras que no quisieras escuchar.

“Bueno Jorge. Es tu parada. A lo hecho pecho” – me digo, tratando de darme coraje.

Camino por la acera, con dirección a mi piso de Ashley Terrace. Unos metros más adelante veo al chico negro (ustedes perdonen pero considero horrible llamarlo de color) charla de manera acalorada con un amigo, éste de aspecto mulato.

“Jorge, al toro. A por ellos”− pienso. Siempre creí que es mejor encarar un problema que echar a correr. Y si te equivocas, o haces daño a alguien, echarle huevos y tratar de remediarlo. O al menos, disculparte.
Me acerco directamente a ellos. Callan de repente. Me encaran. Hablo antes de que digan nada, dirigiéndome al joven del autobús:

− Oye mira, perdona. No pretendíamos ofender a nadie. No pensamos que podrías entendernos. Son chistes. Algo típico en España. – lo digo todo rápido, seguido, temeroso de que me corte con un directo a la nariz – No pretendíamos ofender −repito−.

El tipo está serio. Todavía muy enfadado. Su acompañante sonríe, prácticamente ríe. Le debe parecer graciosa la situación, o tal vez es la risa previa a la paliza que me van a dar.

− No pasa nada tío – me contesta, extendiéndome la mano, en señal amistosa. La acepto. Mientras el otro sigue mirándome ofuscado, todavía ofendido repite el gesto de paz.

− ok – les digo y me giro para alejarme.

Tras unos pasos, el pacífico me grita:

− ¡Oye tú!

“Mierda, y yo creyendo que iba a irme de rositas”− pienso, y vuelvo a acercarme a distancia de puñetazo, en vez de salir por patas como todo hombre sensato hubiera hecho.

− ¿Tienes hachis?
− ¿Eh? No, no fumo.

Me mira a los ojos. Sin dejar de sonreir. Hace aspavientos con las manos:

− ¡Tío, ahora sí que me ofendes!

 Continúo mi camino pensando que estas cosas sólo me suceden a mí.

15 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. ¿Vaya basura quien?, ¿El Blog?, ¿El artículo?, ¿El autor?. ¿Reverte?

    Puestos a escribir, ya me gustaría verte a ti escribiendo un blog, un artículo o un libro a la altura del autor de este blog o a la de Arturo Pérez-Reverte.

    Asi que ya sabes, inicia un blog, escribe varios artículos y luego somételo al escrutinio y opinión de aquellos que leen habitualmente los blogs aqui en spaniards. a ver que tal parado sales.

    Santurtziarra.

    ResponderEliminar
  3. Santurtzi, ni caso, a palabras necias oidos sordos.

    Jeje, que gozada esto de ser Administrador (ahora entiendo a Eneko).

    ResponderEliminar
  4. No he leído el comentario (ni falta) pero desde luego qué desocupada debe andar la gente para leer cosas que no les gustan... y encima comentarlo.
    En fin, de todas formas ¿qué sería un blog sin sus trolls? Hay gente que solo puede aspirar a eso. jajajaja
    Muy buena la entrada, de las que más me ha gustado de aquí.
    Saludos y al que le pique... que se rasque. O que se dedique a hacer punto de cruz, que relaja un huevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. El troll es una chica española que vive en un mierdapueblo de Inglaterra y la pobre se aburre (me sigue desde un foro).

      Algo muy triste.

      Pero si lo miro del lado positivo: ya tengo un blog de categoría! con troll incluido :-)

      De aquí a Jolibud! :-)

      Eliminar
    2. Por cierto, aprovecho para agradecer a todos "mis lectores" (me gusta esto) porque acabo de rebasar la barrera de las 10.000 visitas en algo menos de 4 meses.

      ¡¡MUCHAS GRACIAS!! Vosotros hacéis que siga escarbando en mi memoria para encontrar más Fargaditas. :-)

      Eliminar
  5. Aquí una de tus lectoras agradece que sigas escarbando....y como dice Santurtziarra, a los moscardones tocapelots ni caso. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Missy Haiku. Se agradece el apoyo :-)

      (Tiene gracia, encuentro más dificultades en recordar años posteriores que para el primer año) :-O

      Eliminar
  6. Buenas noches:

    Pues con el asunto del OONI (Objeto Opinante No Identificado), me olvidé comentarte lo que tenía pensado a raíz de leer tu artículo, era simplemente que me parecía curioso que te toparas con un Vasco chistoso, cuando los vascos no destacamos por nuestra gracia contando chistes, mejor dicho, es que somos patéticos.

    Nuestro humor va mas en la línea de la acidez y la mordacidad, es un humor que hace pensar, si alguien quiere probar un poco de humor vasco, que pruebe a teclear "Vaya semanita" en youtube y sabrá de lo que hablo.

    Santurtziarra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me río mucho con los de Vaya Semanita, y me encanta Qué Vida Más Triste.

      Sí, era un vasco peculiar. Lo he descrito algo diferente a la realidad, pero sabía contar chistes (y no sólo de catalanes y vascos) :-)

      En esta vida deberíamos de reir más.

      Eliminar
  7. Buenas noches:

    Pues yo de Vaya Semanita me meaba de risa con Los Santxez, Euskolegas, y con Antxon y Maite, la de veces que habre visto los episodios gracias a Youtube.

    Cuanta razón tienes en lo de que hay que reir mas, aunque yo para eso soy mas bien soseras,

    Santurtziarra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan esos programas porque se ríen de sí mismos. Y no "respetan" a nadie. Hacen gracia de todos ellos.

      Yo a veces (como cuento en esta batallita) echo en falta aquellas carcajadas con los amigos. De esas que acababas llorando y con dolor de tripa. Pero imagino que también será cosa de la edad. Te haces mayor y ya no te hace tanta gracia la vida.

      Bendito Youtube!!! :-) (es lo mejor contra cualquier bajón).

      Eliminar
  8. A ti te gusta el riesgo, eh? jajaj Ir a hablar con ellos? yo me hubiera largado por patas... Podéis llamarme cobarde, pero prefiero conservar todos mis dientes, gracias.

    Yo lo de "de color" tampoco lo entiendo. De color somos todos; cada uno del suyo. Vaya manía de dar rodeos tontos para no decir lo que realmente queremos decir! De todas formas el chiste era MUY malo, eh? jejej

    ResponderEliminar
  9. Que buena entrada!! que risaaaa. Y estoy de acuerdo, me encantaba Vaya semanita!! sobre todo en sus comienzos. Me encantaban los hermanos, el "charaina" y su hermano.... ya saben!

    ResponderEliminar