domingo, 29 de septiembre de 2013

f56- La Caja de Pandora, (noviembre 2003).

Confieso que tengo miedo.

El desenterrar todos estos viejos recuerdos tal vez no haya sido una buena idea. Sin desearlo he abierto una caja de Pandora de la cual han salido fantasmas en lugar de vientos enfurruñados. Fantasmas del pasado que han vuelto materialmente a mi vida. Personas a las cuales no había visto, ni de las que había tenido apenas noticias en más de diez años han llamado a mi puerta en estos últimos meses. Gente que ni siquiera conocía el hecho de que estuviera juntando estas pequeñas historias. A veces creo que al abrir el cajón desastre y volcar mis extraviados sueños en la pantalla, de alguna manera estoy invocando a esos fantasmas. Como si mi teclear tuviera poderes mágicos. Poderes que me inspiran temor.

No exagero, ha pasado ya en varias ocasiones. Como ya les conté un día me encontré a la buena de Wendy  ̶ mi encantadora profesora de hace diez años ̶  en mi café favorito. Hace unos meses recibí un correo electrónico de mi amigo Álvaro  ̶ que retornó a España en su forito con el maletero lleno de sueños rotos y aventuras que contar allá por el 2003 ̶  diciéndome que venía de visita y a ver si nos tomábamos unas pintas por los viejos tiempos. El pasado agosto, en pleno festival, con cientos de miles de turistas, viajeros, soñadores y vividores en la ciudad, me encontré de cara con Juliette… acababa yo de escribir el episodio de cuando la conocí. Estaba igualita, no había cambiado nada en estos diez años. Como si con mi mágico teclear la hubiera tele-transportado del pasado. Me contó que al fin conoció a su Jack Dawson, que era alto, moreno, de piel oscura y sonrisa de nácar. Un turco de novela rosa que le devolvió la sonrisa y la fe en los hombres. Ahora viven su cuento de princesas y dragones a caballo entre Turquía, Escocia y Finlandia.

Confieso que tengo miedo.

Miedo a cruzarme un día en Leith Walk con Ella, y que me diga que es una más de las muchas personas que han tenido que huir de la terrible situación que atraviesa mi querida  ̶ y a veces odiada ̶  España. Que se pare en frente de mí, me mire a los ojos de aquella manera, me sonría y exclame: “Jorge, no me escribiste”.

Confieso que tengo miedo.

Miedo a entrar un día a degustar el mejor chocolate a la taza de la ciudad al Centotre de George Street y encontrarme allí a Erika, aquella kiwi con nombre vikingo que me destrozó el corazón a base de mentiras, caricias y puñales. La misma que dejó el país hace ocho años. Miedo a verla sentarse a mi lado y decirme con aquel dulce acento de guiri: “Falta los churo, ¿vierdad chiiko?"

Tal vez debería dejar de teclear. Dejar de invocar fantasmas del pasado.

Tal vez debería cerrar la caja de Pandora.


Una madrugada de aquel lejano y frío noviembre del 2003 me desperté de repente. Había tenido un sueño muy vívido, casi palpable. Me levanté de mi pequeña cama y con sigilo para no despertar a Juliette y Rolf, comencé a golpear las viejas teclas de aquella computadora que me había regalado Koldo. Empecé a introducir en aquel armatoste mi sueño aún fresco en mi velada mente. Escribí durante horas. No desayuné, no almorcé. Aquella historia no me permitía detenerme. Me anclaba al teclado como un viejo pesquero en calma chicha. Pero la tormenta estallaba dentro de mi cabeza, ideas, nombres, lugares, recuerdos, misterios, amores y lamentos.

Continué mi historia en pequeños cuadernos de escuela. De aquellos, finos y de líneas, que me asomaban a la ventana de mi infancia. Llevaba mi cuaderno a todas partes, a las cafeterías, a los pubs, hasta al baño llevaba aquellos cuadernos de tapas grisáceas. Escribía y escribía y no paraba de escribir. En el hospital anotaba ideas o diálogos que venían a mi mente mientras aspiraba alfombras, fregaba suelos y extendía mantequilla en tostadas templadas. Y a falta de cuaderno en aquellos momentos utilizaba cualquier otro material. Servilletas, toallas de papel, papel de cocina, la palma de mi mano.

En aquellos cuadernos escribí los entresijos de mi novela. Aquella novela que sería todo un  best seller. Que desbancaría al mismísimo Stephen King de las estanterías de las librerías.

Aquella historia de un niño de doce años, de un internado, de fantasmas, de frailes malvados y de colegialas traviesas.

Aquella historia volcada en cuadernos escolares.

Cuadernos de escuela que aún guardo en mis apiladas cajas de plástico, junto con poemas, recetas, libros, apuntes, sueños, lágrimas solidificadas y la bolsita de mi sobrina, todavía rebosante de besos.


18 comentarios:

  1. Buenas noches:

    “Todos de alguna manera tenemos ciertos lugares, palabras, hechos, personas, acontecimientos que nos marcan de forma significativa, que de alguna forma u otra ya son parte indeleble de tu memoria histórica, cosas que recuerdas con especial cariño y que sabes que forman parte ya de un pasado lejano que aunque sabes que nunca volverá, a veces venderíamos el alma al diablo por volver a vivir esos momentos, del mismo modo que recuerdos especialmente dolorosos y desagradables despiertan desde lo más hondo de nuestra mente, basta una imagen, una palabra, para que esa cicatriz en nuestra memoria empiece de nuevo a supurar, a recordarnos que se resiste a morir sepultada bajo años de olvido. Que todas esas vivencias, recuerdos, nombres, personas, lugares, unos magníficos, otros dolorosos, como el martillo de la vida y el cincel del tiempo, han tallado en nosotros lo que fuimos y lo que somos sabedores de que los pedazos ya arrancados nunca pueden volver a su sitio, mudos testigos de las huellas que nos dejan con su ausencia.”

    ¿Te acuerdas?, seguro que sí. No sólo has despertado viejos fantasmas de tu pasado, sino que has despertado los fantasmas de muchos de sus protagonistas, es una puerta abierta en dos direcciones, para bien y para mal, la prueba de fuego está en tu mano, discernir si de repente alguno de los protagonistas se auto-invita a formar parte de tu vida quién quieres que entre de nuevo y a quien dejar fuera.

    Tú mejor que nadie para saber hasta que punto eso te afectaría para bien o para mal y calibrar las consecuencias. Tú decides Jaime.

    Santurtziarra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Santurtzi. Pero lo curioso del caso es que ellos se han auto-invitado, como tú dices, sin conocer este blog... de ahí que me acojone jaja.

      Jorge ;-)

      Eliminar
  2. Buenos días

    Pues yo ahí ya no se que decirte, alguna vez me he encontrado en situaciones similares, gente de hace 20 o 25 años que de repente, vas y te los encuentras por casualidad, gente a la que recuerdas con afecto, otros sin embargo hacen que me tense como una arco a punto de disparar una flecha.

    Para los primeros, una sonrisa, palabras afectuosas y buenos deseos, todo ello entremezclado con recuerdos añejos.

    Para los segundos, puede haber desde las mas fría de las indiferencias hasta el disparo de la flecha sin contemplaciones, dándoseme un comino lo que digan o piensen al respecto. Y hasta nunca.

    Y la vida se mueve Jorge, nunca se detiene, siempre adelante. Sé feliz en tu querida Caledonia, eso es lo importante.

    Santurtziarra

    ResponderEliminar
  3. Escribes muy bonito J, con fantasmas o sin ellos, no dejes de hacerlo...

    ResponderEliminar
  4. Gracias maja, ¿al final no te animaste al retorno?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Retorno programado a falta de fijar fecha por circunstancias, pero haberlo, "haylo" :)

      Eliminar
    2. Bueno, pues ya me avisarás cuando llegue el momento.

      Eliminar
    3. Calcula que en marzo te invito a una pinta :)

      Eliminar
    4. No me ofendas, en mi terreno te invito yo jaja (al menos a la primera).

      :-)

      Eliminar
  5. Me encanta, no puedo opinar sobre tu vida, pero si te sirve de algo a mi cuando me ha pasado esto de andar pensando en alguien y encontrármelo siempre ha sido una oportunidad para hacer las paces con las personas de mi pasado, ha sido catártico y me ayudo a cerrar capítulos de mi vida que por lo que fuera quedaron inconclusos. Un beso y no dejes de escribir, tienes un don para ello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora he tenido suerte con los "fantasmas" retornados. Formaban parte de los muy buenos recuerdos.

      Gracias maja. Así da gusto dar teclazos.

      Eliminar
  6. Acabo de darme cuenta de que has vuelto a escribir tu blog y me alegro mucho! Un saludo desde Frankfurt

    ResponderEliminar
  7. Oye, que queremos más!! Espero estés bien y la pausa sea por algo bueno :) Ya me he leído todo tu blog y me he quedado con ganas de más!!!

    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tonia, viendo tu blog es un honor que me leas.

      He estado liado y también de vacaciones. A ver si me pongo a ello.

      Eliminar
    2. Eso eso, queremos más! Te mando buenas vibraciones bien cargaditas de inspiración desde Sevilla, mucho ánimo con el blog ;)

      Eliminar
    3. Vibraciones recibidas. Gracias Green :-)

      Eliminar